Gestión adecuada de conflictos para la prevención de la violencia en la convivencia laboral

Gestión adecuada de conflictos para la prevención de la violencia en la convivencia laboral

Síguenos en las Redes

La mayoría de nosotros somos conscientes del peso que tienen las relaciones interpersonales en nuestras vidas. Por esa razón, podemos advertir el impacto que nos genera la presencia de un conflicto en relaciones interpersonales que nos importan, como lo son las que se dan en el ámbito de la convivencia laboral.

Y se hace imperioso contar con una Gestión adecuada de conflictos para la prevención de la violencia.

Como lo tenemos experimentado, el conflicto es una situación inherente a nuestra condición humana relacional, que solemos percibir como una “diferencia de intereses entre personas o grupos” que – en una relación y contexto determinado- tienen “necesidades insatisfechas”.

En todos los ámbitos de la vida, también en el de la convivencia laboral, los conflictos son necesarios para nuestra evolución y desarrollo. Funcionan en las relaciones como una señal de que están vivas, ya que usualmente, la ausencia de conflictos da cuenta de la ausencia de relación.

Cuando por conductas inconscientes y aprehendidas gestionamos inadecuadamente los conflictos (elegimos afrontarlos evitándolos, ocultándolos, negándolos y usamos un mecanismo inapropiado) generamos tensión, exaltación de las emociones, fallas en la comunicación, desacuerdos, violencias.

Las violencias en la convivencia laboral son expresiones de conflictos inadecuadamente gestionados.

En nuestras Empresas: la estructura y la cultura organizacional, las relaciones que establecemos entorno a funciones y tareas, los estilos de comunicación, la cultura individual, los estilos de liderazgo, el clima organizacional, el reconocimiento por el desempeño y las retribuciones; configuran, entre otros elementos, el contexto multicausal de los conflictos interpersonales en los que participamos.

Por eso, un atributo de las Empresas Saludables– en interdependencia con el aprendizaje continuo, la promoción de un clima preventivo, de una comunicación no violenta y de liderazgos asertivos- es la gestión adecuada de conflictos interpersonales.

Hoy sabemos que las necesidades insatisfechas que están ocultas en una situación de conflicto, dan cuenta de las percepciones diferentes que tenemos las personas sobre la realidad.

También sabemos que en la interacción relacional el cambio de percepciones sólo es posible a través de procesos de diálogos constructivos. Para ello, necesitamos aprender y practicar una comunicación honesta, respetuosa, asertiva y no violenta.

Cuando abordamos constructivamente los conflictos gestionándolos desde el diálogo colaborativo elegimos construir vínculos fuertes; contextos de convivencia saludables, volvernos creativos e innovadores; mejorar nuestro rendimiento personal y de equipos, entre otros.

Este abordaje requiere reconocer los conflictos más frecuentes en el contexto de la convivencia laboral de nuestra Empresa, formarnos para entender sus dimensiones y su dinámica, identificar los costos asociados a su intervención, aprender a conversar en forma no violenta.

Los conflictos generan costos tangibles e intangibles.

Las relaciones, las emociones, el tiempo y el dinero son señalados como costos tangibles. Si tomamos en cuenta por ejemplo las emociones, ninguno de nosotros es inmune a los efectos que éstas generan en un conflicto. Los efectos negativos de las emociones y su cronicidad pueden enfermarnos; las relaciones interpersonales laborales pueden volverse débiles y la comunicación empobrecerse.

Los conflictos generan también costos intangibles: afectación de la imagen institucional, pérdida de oportunidades, lucro cesante, costos legales.

Los riesgos psicosociales – de difícil cuantificación intangible-afectan la calidad de la toma de decisiones, los procesos, la retención de talento humano. Además, pueden manifestarse como sabotajes, daños materiales, robos, entre otros.

Si hacemos conscientes que cualquier conflicto que se origine en el ámbito de la convivencia laboral afectará necesariamente nuestra vida familiar y social y viceversa; prevenir es una decisión inteligente para Empresas que quieren cuidar la salud de las personas que la conforman.

Gestión adecuada de conflictos

Del mismo modo, desarrollar habilidades y fortalecer capacidades para la gestión adecuada de conflictos es una inversión en salud y en bienestar individual y colectivo.

Silvina Francezón

Abogada Mediadora de familias y empresas familiares

WhatsApp

+54 9 3425 50-7847

Email

silvinafrancezon@vitalitas.com.py

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Pin It on Pinterest

Share This
Ir arriba