Empresas Saludabes

Síguenos en las Redes

En el Paraguay son pocas aún las empresas que se destacan por una productividad empresarial basada en la atención y promoción del bienestar de sus miembros en el marco de un sistema laboral sostenible. Sin embargo, el concepto de empresa saludable es cada vez más analizado, pues el bienestar emocional, intelectual, ambiental, físico, financiero, laboral y espiritual del trabajador se considera actualmente como clave para lograr la productividad eficiente en cualquier ámbito laboral.

Según Mercedes Argaña Quintana (47), licenciada en Psicología por la Universidad Nacional de Asunción (UNA), con un máster en Psicología del Trabajo, las Organizaciones y los Recursos Humanos por la Universidad de Valencia (España) y la Universidad de Coimbra (Portugal), en nuestro país, la ley n.° 5804, que establece el Sistema Nacional de Prevención de Riesgos Laborales, no solo ha abierto el debate sobre el compromiso entre empleado y empleador, sino que ha logrado instalar cada vez con mayor fuerza un nuevo modelo de hacer negocios.

La especialista emprende ahora una fuerte campaña comunicacional llamada “Empresas Saludables”, sobre la relación entre la calidad de vida y la productividad laboral. Esto, como forma de optimizar los más de 20 años que lleva al frente de proyectos para el desarrollo organizacional, capacitaciones, gestión de equipo de trabajo o clima laboral. También, desde hace algunos años, trabaja asiduamente en la salud laboral. Ella nos cuenta sobre las ventajas de este nuevo sistema y resalta los alarmantes números sobre accidentes laborales en el Paraguay.

¿De qué trata esta campaña?

“Empresas Saludables” se trata de una campaña comunicacional para informar sobre la ley n.° 5804, así como para aumentar la conciencia sobre lo que se debe hacer en esa materia. Con un grupo de colegas estamos en la labor de difundir la importancia de que nuestras organizaciones empiecen a pensar con más compromiso hacia la instalación de sistemas de seguridad y salud en el trabajo. Esto, tomando siempre en cuenta la ley citada, que salió en diciembre del año pasado y en este momento se encuentra en proceso de reglamentación. Además de la ley n.° 5804, que establece el Sistema Nacional de Prevención de Riesgos Laborales, muy oportunamente, en marzo también salió una norma que ordena, internacionalmente, la forma a encarar con calidad la gestión de sistemas de seguridad y salud en el trabajo. Creemos que con esas dos herramientas –una nacional y otra internacional– puede existir un buen escenario por delante, para mejorar nuestras organizaciones. El grupo multidisciplinario que hemos logrado crear implica medicina y psicología del trabajo; especialistas en ergonómica, promoción de la salud y otros.

En el Paraguay, este concepto es relativamente nuevo…

Sí, aunque ya hace seis años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un modelo de entorno laboral saludable. Esto nace luego de que las estadísticas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzaran números abrumadores al respecto, afirmando que más de 6400 personas en el mundo mueren al día por accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, lo que da como resultado la muerte de más de 2.300.000 personas al año por ese tipo de causas.

¿Cómo definir una empresa saludable?

En esencia, una organización saludable es una empresa que se preocupa por cómo funciona y busca que las condiciones del trabajo no generen enfermedades a sus trabajadores. Una empresa saludable es una compañía socialmente responsable, que debe velar para que no haya riesgos laborales que atenten contra el bienestar y la salud de sus empleados. Con esta nueva ley, la empresa también debe velar por los riesgos psicosociales. Es decir que, además de que en tu trabajo no sufras un accidente físico o te contamines con sustancias cancerígenas, tampoco sufras violencia, acoso o estrés laboral. El empresariado debe empezar a entender que es necesario encarar sistemas de gestión integrados, pues en el mundo ya se habla de que es una nueva manera de hacer negocios y un término muy alineado al concepto de las empresas que aplican el concepto de responsabilidad social empresarial.

De un tiempo a esta parte, cada vez se escucha más el concepto de estrés laboral…

Sí, y esto tiene que ver con la toma de conciencia y los datos que van dando a conocer los organismos internacionales. Hace dos años, por ejemplo, el estrés laboral como epidemia silenciosa fue tema de la campaña mundial por el Día de la Salud y la Seguridad en el Trabajo de la OMS y la OIT. En el mundo productivo de hoy se encuentra demasiada competencia; lo que, además de generar estrés laboral, muchas veces, deriva en el descuido hacia los trabajadores, lo que, a su vez, hace que ese negocio poco a poco ya no sea sostenible. Finalmente, toda esa gente termina en el sistema público de salud, por lo que el gran desafío es ayudar a las empresas a entender que son actores sociales que pueden colaborar enormemente en la contribución de las políticas de salud. Si yo como empresa cuido que las condiciones de trabajo sean razonables, que mis trabajadores no se enfermen ni sufran de estrés laboral, estoy colaborando muchísimo a lograr una sociedad más saludable.

¿Esta problemática tiene números en el Paraguay?

En el último estudio multidimensional realizado a nivel nacional sobre aspectos que tienen que ver con la gestión de las políticas públicas y el bienestar ciudadano se muestra claramente que en el Paraguay existe un aumento considerable de los casos que llegan al sistema público de personas aquejadas por enfermedades no transmisibles. Dicho estudio fue presentado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), a pedido de la Secretaría Técnica de Planificación. También revela que este tipo de dolencia, en gran parte, tiene que ver con el estilo de vida que se lleva: sedentarismo, mala nutrición, consumo de alcohol, tabaco, entre otros. Esta investigación indica también que existe un 62 % de aumento de estos casos desde el 2000 hasta el 2016, revelando un incremento en cuadros de hipertensión, diabetes, riesgos generados por los accidentes cerebrovasculares, entre otros directamente asociados a la sobrecarga de trabajo y las conductas poco sanas, como el alcohol o el exceso de comida, que genera esto con el fin de descomprimir esa tensión. A esto se suma otra estadística con números llamativos sobre el aumento de muertes o trabajadores que quedan con secuelas serias causadas por accidentes de tránsito ocurridos en el contexto laboral, accidente in itinere. Esto hace un llamado de atención sobre la importancia de la seguridad vial. En el Paraguay existe un altísimo número de empresas con una gran flota de motos que no educan a sus trabajadores o no invierten en los materiales de protección para ellos. No se debe tratar solo de un lema, sino de tomar real conciencia sobre la importancia de tener un sistema de prevención de riesgos laborales.

¿Cómo lograr instalar este modelo de negocios en el Paraguay?

El compromiso debe ser mutuo. Desde el lado de la compañía es importante instaurar una cultura del cuidado. Una empresa saludable es aquella que, además de cumplir con las legislaciones vigentes en materia laboral, establece un sistema que tiene como eje el bienestar de la gente que forma parte de ella. Esto es fundamental para lograr una productividad sostenible. Retener talento y, por sobre todo, ganar competitividad en un entorno en el que los valores intangibles y la responsabilidad social van adquiriendo cada vez mayor importancia, mientras que, desde el lado del colaborador, el compromiso consiste en cuidar la propia empleabilidad; es decir, mantenerse actualizado y competente laboralmente. No es costoso incorporar el bienestar al modelo de negocios, y el retorno de la inversión es tres veces superior.

Mercedes Argaña

Máster en Psicología del Trabajo, las Organizaciones y los Recursos Humanos, con una especialización en Gestión de Recursos Humanos, Sistemas de Calidad y Productividad, impulsa en el Paraguay el concepto de empresas saludables, un modelo de negocios para lograr la productividad laboral.

Empresas saludables

Según el National Institute for Occupational Safety and Health, se define como empresa saludable a aquella cuya cultura, clima y prácticas crean un entorno que promueve la salud y el bienestar en sus empleados, así como la efectividad empresarial. Aunque el proceso es mucho más amplio, el primer paso para llegar a ser una firma saludable efectiva consiste en pasar una encuesta a los trabajadores sobre aspectos relacionados a su estado de salud, sus necesidades y otros, para –a partir de los resultados– empezar a plantear medidas que resuelvan estas necesidades y aumenten el bienestar del entorno laboral.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Pin It on Pinterest

Share This
Ir arriba